Los Motores de Búsqueda, Introducción

Google nació a finales de los años 90, y se convirtió rápidamente en el buscador líder a nivel mundial, gracias a sus innovaciones en cuanto a la interfaz y su algoritmo de búsqueda "PageRank" que mostraba resultados de búsqueda más exactos que sus competidores.

En NinjaSEO, y en general siempre que hablo de los motores de búsqueda, estoy hablando principalmente de Google

¿Por qué?

Porque las estadísticas llevan años confirmado que Google es el buscador más utilizado, y todavía en 2018 lo sigue siendo.

Quiero dejar esto claro para que sepas que me centro en este buscador.

Y no, no olvido que existe Bing, pero en la práctica si optimizas tus páginas para posicionarse mejor en Google, lo harás también en Bing.

Por si quedase alguna duda, mira esta estadística reciente de las búsquedas a nivel mundial clasificadas por el buscador:

Porcentaje de búsquedas en internet según el buscador
Principales buscadores en Internet, fuente: Statcounter.

¿Cual es la misión de Google?

El objetivo principal de cualquier motor de búsqueda es (o debería ser) proporcionar al usuario la respuesta más adecuada a lo que está buscando, de la forma más rápida y precisa posible.

Y en contra de lo que muchos opinan, estoy convencido de que Google hace lo posible por cumplir esta misión.​

Y no es fácil, piensa por un momento que se realizan millones de búsquedas por minuto en Google y que tiene trillones de páginas indexadas, y te darás cuenta de la dificultad de esta misión.

Breve historia de Google

Larry Page y Sergey Brin de Google
Larry Page y Sergey Brin, fundadores de Google ( 21-09-2003)

Google nació a finales de los años 90, como la tesis doctoral de Larry Page y Sergey Brin, y en 1998 se “estrenó” en Internet.

Si eres tan viejo como yo (😉 ) tal vez recuerdes que hubo en tiempo en que otros motores de búsqueda (Altavista, Lycos…) luchaban por ofrecerte resultados mínimamente decentes.

Y la verdad no lo hacían demasiado bien, había que saltar de un buscador a otro hasta encontrar finalmente lo que andabas buscando.

Estos buscadores simplemente realizaban un análisis superficial del contenido de las páginas para intentar clasificarlas, y decidir su importancia relativa sobre un tema particular.

Por ejemplo: si la página “decía” que trataba sobre un tema, porque contenía artículos y comentarios relacionados, los motores de búsqueda la catalogaban así, y todo tan contentos.

En principio esto puede parecer perfectamente lógico, y en un mundo perfecto hubiese funcionado bien.

Pero por desgracia este sistema hacía que fuese muy fácil manipular las búsquedas, abusando del contenido y por ejemplo repitiendo innumerables veces los términos por los que querías posicionar.

Por no hablar de otras técnicas “Blackhat“, como podrían ser insertar texto invisible para el usuario con miles de keywords, usar el “cloaking“, etc.

En resumen, en “aquellos tiempos” era fácil convencer a un buscador que tu página era toda una “autoridad” sobre un tema, porque simplemente tenías que “decírselo”.

En fin, que los usuarios lo pasábamos mal para conseguir encontrar algo decente entre toda aquella morralla, y teníamos que obligarnos a realizar búsquedas cruzadas entre dos o más buscadores.

Y más de una vez no había más remedio que recurrir a buscadores “especializados”, o como última alternativa sumergirse en el caos organizado de un directorio temático.

Por suerte, todo cambió de repente.

Google se convierte en el buscador favorito de todo el mundo.

Este es el aspecto que tenía Google en 1998, y aunque parezca lo contrario era una interface revolucionaria.

Imagen de la web de Google en 1998
Imagen de la web de Google en 1998

La principal innovación de Google fue idear un sistema para intentar determinar la autoridad de una página sobre un tema, analizando sus enlaces entrantes (Backlinks).

La idea más o menos era la siguiente: si alguien se toma la molestia de enlazar a tu página desde la suya debe ser porque tu contenido tiene cierto interés, ¿correcto?

Y naturalmente esta página de destino será relevante para el tema que trata la página que la enlaza, porque de lo contrario no lo haría, ¿verdad?

Basándose en estas premisas, Google desarrolló un sistema para cuantificar esta autoridad, y lo llamó “PageRank“.

Gracias a este sistema las páginas con mayor PageRank salían más arriba en las búsquedas y esto contribuyó rápidamente conseguir unas páginas de resultados bastante más útiles que sus competidores.

¡Y los usuarios estaban encantados!

Recuerdo que cuando comencé a utilizar Google me sorprendió su exactitud para encontrar “mágicamente” lo que necesitaba la mayoría de las veces.

Y además la interfaz de Google era mucho rápida, y enfocada en las necesidades reales del usuario: encontrar aquello que necesita.

Te recomiendo que leas este artículo en el que explico en detalle qué es el PageRank y qué métricas alternativas puedes utilizar en su lugar.

La eterna lucha de Google contra el SPAM.

Debido a todas las mejoras que introdujo Google se convirtió rápidamente en el buscador favorito de la mayoría, y aún hoy en 2018 es de lejos el buscador más usado a nivel mundial.

Por desgracia, como se suele decir, el hombre acaba fastidiando todo, y Google se convirtió en el objetivo principal de todos los Spammers, practicantes del Blackhat y posicionadores profesionales (SEOs)

Todos comenzamos (me incluyo, por desgracia) a “inventar” métodos para intentar aprovecharse los fallos o defectos de Google para posicionar mejor en las búsquedas.

Y Google comenzó a contraatacar, a crear departamentos para luchar contra el SPAM y realizar actualizaciones de su algoritmo de búsqueda para intentar conseguir mostrar unos mejores resultados de búsqueda.

Como he comentado al principio Google otorgó muchísima importancia a los enlaces entrantes, por lo que durante años hemos estado creando enlaces “no orgánicos” para intentar conseguir más autoridad y mejor posicionamiento.

Para intentar combatir este problema las últimas actualizaciones del algoritmo de Google se han centrado en otras métricas, como señales sociales, interacción del usuario, calidad de los contenidos, etc.

Una representación gráfica del PageRank
Una representación gráfica del PageRank

Conclusión.

Antes de terminar esta breve introducción me gustaría incluir un par de comentarios que deberías tener en cuenta antes de intentar posicionar tu web.

Google es una empresa, y como tal su fin último es producir beneficios para ella misma y sus inversores.

Con esto ya sabes a qué me refiero.

Es innegable que Google ha contribuido enormemente al desarrollo de Internet tal y como lo conocemos hoy.

También que tuvo el acierto de enfocarse en el usuario, e intentar hacerle la vida lo más sencilla posible.

Y por todo ello debes prestar atención a las recomendaciones de Google cuando diseñes tus páginas y quieras posicionarlas.

Pero al mismo tiempo debes conservar tu espíritu crítico y actuar de la forma más conveniente para ti, no para Google.

Sólo un comentario más, que pienso que ilustra bastante bien esta conclusión:

Google obtiene de los anuncios alrededor del 96% de sus beneficios.

¿Está claro cuál es su modelo de negocio, y sus objetivos?

¿Te ha gustado el artículo? Ayúdame compartiendo en tus redes sociales.

Twitter
Facebook
Google+

4 comentarios en “Los Motores de Búsqueda, Introducción

  1. Me ha gustado mucho tu post, Javier. Es ameno y muy interesante. Me sorprende mucho ser el primero en comentar
    He escrito un post sobre un tema con alguna relación con el tuyo “Busco piso en… Cuidadito con Google” en el que he insertado un fragmento de tu texto con el consiguiente enlace a tu post. Si quieres que optimice el anchor sólo tienes que decírmelo.
    Es un placer leerte, Ninja. Un abrazo

Deja un comentario